lunes, 5 de agosto de 2013

Caso Práctico sobre Liderazgo


Conocimientos sobre Liderazgo.


El liderazgo es el arte o proceso de influir en las personas para que contribuyan voluntaria y entusiastamente al  cumplimiento de metas grupales de la organización. Para serlo, el líder requiere de seguidores.  Existen varios enfoques para el estudio del liderazgo, los cuales van desde el enfoque de rasgos hasta el de contingencias. En uno de esos enfoques se establece una distinción entre tres estilos: autocrático, democrático o participativo y liberal.

En la rejilla administrativa se identifican dos dimensiones: la preocupación por la producción y la preocupación por las personas. Con base en estas dimensiones se determinan cuatro estilos extremos y uno “intermedio”. El liderazgo también puede ser concebido como un continuo (idea caracterizada por Robert Tannenbaum y Warren H. Schmidt quienes conciben al liderazgo como un conjunto de una amplia variedad de estilos, desde el estremadamente centrado en el jefe, hasta el extremadamente centrado en los subordinados). En uno de los extremos de este continuo administrador posee un alto grado de libertad, mientras que los subordinados disponen de uno muy limitado. En el otro extremo, la libertad del administrador es muy reducida, y muy amplia la de los subordinados.

Otro enfoque del liderazgo, sustentado en el supuesto de que lo líderes son producto de situaciones dadas, se centra en el estudio de esas situaciones. En el enfoque de contingencias de Fiedler se toman en cuenta el poder que su puesto le otorga al líder, la estructura de las tareas y las relaciones entre el líder y los miembros del grupo (líder empleado y líder dueño). La conclusión es que ningún estilo de liderazgo es mejor que otros y que los administradores pueden tener éxito si se encuentran en la situación adecuada. El enfoque del camino-meta del liderazgo señala que los líderes más eficaces son los que contribuyen a que sus subordinados cumplan tanto las metas de la empresa como sus metas personales. Los líderes transaccionales aclaran funciones y tareas, erigen una estructura y ayudan a sus seguidores a cumplir objetivos. Los líderes transformacionales articulan una visión, inspiran a los demás y transforman la organización. Los conceptos de liderazgo transformacional y carismático son similares.

Caso (Lectura).

Todos en Omnilife -que significa “vida total”, en inglés-, desde el empleado de seguridad al chef de la cocina adulan a Jorge Vergara como a una estrella de cine o un líder carismático, que desconecta la razón y activa las emociones.

Desde hace dos años (de la fecha de publicación del artículo) viaja a la hora que desea en su propio Boeing Business Jet, un 737-700 valuado en 50 millones de dólares el primero de su tipo entregado por la corporación aérea en América Latina.

Desde 1991, Grupo Omnilife creó al menos dos empresas de distinto giro por año. Si bien el core business siempre serán los productos alimenticios, el holding cobija a Educare, la escuela privada; una productora de cine (Anhelo) y otra musical (Suave); una distribuidora de productos (Transur); una arrendadora de autos y financiera de bienes (Omniarrenda); una aseguradora (OML Seguros); un parque industrial (Ecopark), un vivero (Florian) y hasta un equipo de futbol de primera división nacional (Chivas de Guadalajara FBC) entre 19 entidades más. “Si tengo dinero para hacer un proyecto lo hago y se acabó”, dice el empresario.

Sean ilusiones, sueños, o placebos los que vende y predica, pocos pueden negar que Vergara sabe mercadearlos. Para empezar, ha logrado que un ejército de pobres venda productos caros a otro ejército de pobres. Sus 1.3 millones de distribuidores independientes en todo el país -y el grueso de los consumidores- provienen de los segmentos C y D.

Los suplementos nutricionales no son accesibles para cualquiera: una caja con 30 sobres de Omniplus cuesta 320 pesos. “Mi vecina me ofrece que le pague cuando pueda, de a sobre por día; incluso a veces compramos etre varios”, dice Susana O., una consumidora de Ecatepec que se gana la vida limpiando casas. Su vecina también tiene un carrito de jugos en el Estado de México, donde ofrece combinados con los suplementos de Vergara a 30 pesos.

La motivación sistemática sostiene el andamiaje de la compañía. Eso se ve cuando por cuestiones climáticas, el consumo de refrescos baja durante el invierno. En febrero, por ejemplo, la planta de líquidos de Omnilife Manufacturas, en Guadalajara, donde se producen todas las bebidas del grupo, duplica su volumen de fabricación hasta seis millones de piezas. ¿Acaso el remedio es ofrecer bebidas calientes en lata? No. Cada febrero Vergara realiza un evento llamado Extravaganza, en el que presenta sus productos y planes a más de 10,000 distribuidores en Guadalajara. También organiza el Rally de verano en agosto, con el que promueve sus artículos y motiva a sus vendedores a acumular puntos para ganar un viaje el próximo año.

Parece que el poder de motivación del empresario en esos eventos basta y sobra.

Nada existiría si Vergara no desarrollara la imagen de rey Jorge. El vehículo principal de motivación son su pasado y presente, el de “un muchacho tímido en la infancia” -según cuenta el mismo- que se convirtió en líder carismático. Es el discurso prototipo de las agrupaciones piramidales, romanticismo puro y drama con final feliz: la transición del pasado fracasado e insalubre al presente exitoso. Todo gracias a los productos nutricionales cuasi milagrosos de Omnilife, el poder de limpieza de Amway o la belleza que da Mary Kay.

“Somos una empresa de multidesarrollo [por el énfasis en el desarrollo personal], no de multinivel; de estructura geométrica, no piramidal, porque aquí se puede crecer infinitamente”, dice Raúl Cuevas, director de Finanzas en el corporativo.

Según ese modelo, los que ya cubrieron sus necesidades económicas inmediatas pueden buscar su desarrollo personal y reinvertir en la compañía. El Grupo Expanda, por ejemplo, concentra a 27 distribuidores -los más comprometidos con la filosofía Omnilife- que participan en un Consejo de Directores dentro del consorcio.

En Inter Circul, otro conjunto de 17 vendedores, están los apóstoles del empresario. Él los promueve para que conduzcan eventos anuales, viajen al extranjero en su representación y abran el negocio en nuevos países. Algunos de los viejos distribuidores -que se iniciaron con él- tienen acciones (simbólicas) en el Grupo, donde Vergara controla la mayoría. “Nunca dejaré el control hasta que me muera”, dijo a un medio extranjero.

Si no fuera quien es,  Vergara sería el gerente de recursos humanos amado por los empleados de cualquier corporación. Ha creado escuelas especiales para hombres, mujeres y jóvenes. La consultora Müller, en la que trabaja su hermana Patricia, le diseño cursos de cuatro meses de niveles básico y avanzado para vendedores. En los talleres femeninos, Omnilife enseña sobre la independencia y el papel de la mujer. La filosofía que tiñe las clases, a las que se puede asistir todos los años, es autoestima pura. “Date a ti mismo lo que necesites y sueñes”, es la frase más escuchada ahí.

Con esa omnipresencia, es factible que el Grupo logre retener mayor cantidad de vendedores respecto al resto de las empresas piramidales, que alcanzan niveles de rotación mayores a 60% al año.

Preguntas.
  1. ¿Qué puede hacer el carisma personal para facilitar un uso óptimo de las habilidades y aptitudes de un administrador profesional para desempeñarse exitosamente como líder de un grupo de trabajo?
  2. ¿Por qué el principal dirigente de una empresa, como Jorge Vergara, requiere de esfuerzos para motivar al personal a su cargo?
  3. Se dice en el caso que la motivación es “sostiene el andamiaje de la empresa” ¿Qué opina usted al respecto?
  4. ¿Cómo puede explicar el liderazgo de Jorge Vergara con base en las teorías sobre liderazgo que usted ha estudiado en su carrera?
      Fuente: 
De Marina Delauney, en Expansión, num 853, vol. XXXIII, México, noviembre de 2002, pp 55-56.

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ... Es un caso para resolver. Debes responderlas tu, una vez que hayas leído el caso. Un alumno burro que quiera todo peladito y en la boca.

      Eliminar